junio 30, 2022

En espacios públicos y centros educativos se instalaron altares de muertos: Angélica

  • En la Unidad Académica de Economía en la UAN participamos en un concurso de Altares de Muertos y en conjunto 20 compañeros obtuvimos el Primer Lugar porque el jurado consideró que de los cuatro altares participantes en esa Unidad Académica, el nuestro fue el mejor

Por: Argimiro León

En la cosmovisión mexica, el Mictlán era el nivel inferior de la tierra de los muertos. Se creía que el viaje duraba cuatro años y que, al llegar a Mictlán luego de haber superado todos los obstáculos, el alma del difunto era recibida por Mictlantecuhtli y Mictlancihuatl, las deidades del inframundo, quienes le anunciaban el final de sus pesares.

El camino a este recinto, según Bernardino de Sahagún en su “Historia general de las cosas de la Nueva España” era largo y peligroso: tenía nueve niveles verticales y descendientes. “Y más dicen que al tiempo que se morían los señores y nobles les metían en la boca una piedra verde que se dice chalchihuitl; y en la boca de la gente baja, metían una piedra que no era tan preciosa, y de poco valor, que se dice texoxoctli o piedra de navaja, porque dicen que la ponían por corazón al difunto.

Al Mictlán se dirigían por igual nobles y plebeyos, sin distinción alguna de rango ni de riquezas, pues la muerte no discrimina a nadie: “…y las ánimas de los difuntos que iban al infierno son los que morían de enfermedad, ahora fuesen señores o principales, o gente baja…”.

Parte de los rituales funerarios para despedir a los difuntos en el México prehispánico era la confección de un discurso fúnebre de gran significado y después, el difunto abandonaba este plano terrenal y despertaba a la orilla de un río, que sería la primera de las pruebas para encontrar el descanso eterno de su alma. Este viaje no era una tarea sencilla, pues cada nivel ponía a prueba su carácter, convicción y resistencia.

Este viernes en parques y espacios públicos de Tepic, como la Plaza Principal y el Parque a la Madre, así como en la Facultad de Odontología de la UAN, se instalaron altares de muertos, en donde hubo pasarela de “Las Catrinas” y concurso de Altares de Muertos y de Casas de Terror.

En la UNIVER se instalaron Casas de Terror, obteniendo el Primer Lugar los estudiantes de quinto semestre «A» de Preparatoria y el Tercer Lugar fue para los estudiantes del quinto semestre «B», en donde participó la alumna Yarelly Fernanda León Carrasco.

Angélica Xochiketzalli explicó que en la UAN, el Comité Estudiantil Fuerza e Innovación, de la Unidad Académica de Economía, otorgó un reconocimiento por haber obtenido el primer lugar de entre cuatro altares que se instalaron en el tradicional concurso de Altares de Muertos, en donde estudia el Noveno Semestre de Economía y Primer Semestre de Informática, Angélica Xochiketzalli León Carrasco.

En el Congreso del Estado, se instaló un Altar de Muertos en honor al periodista, poeta y cronista de la ciudad de Tepic, Bernardo Macías Mora QEPD, en donde participó el Voluntariado de la XXXII Legislatura Local que encabeza la señora Yolanda Gutiérrez de Domínguez y donde varios amigos, familiares y compañeros, visitamos a quien nos dolió que se nos haya adelantado en el camino sin retorno, por allá nos veremos amigo “Venado”.