mayo 16, 2022

En tres meses se abrirá al público el centro recreativo y cultural de las Islas Marías

  • Para que todos los mexicanos puedan visitar la Isla Madre, donde habrá mucho por observar, explorar y disfrutar, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador, admitiendo que habrá tres ferris que partirán de San Blas y Mazatlán

Por Argimiro León

Por la mañana de este viernes, el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó la ceremonia de abanderamiento del Sector Naval de Islas Marías (Navismar), de la Compañía Independiente de Infantería de Marina (CIIM) número 41, así como de la Estación Naval de Búsqueda, Rescate y Vigilancia Marítima (Ensar) Islas Marías. El comandante supremo de las Fuerzas Armadas tomó protesta al personal naval, a quienes entregó nuestro lábaro patrio.

Estas acciones forman parte del proyecto integral Reserva de la Biósfera de Islas Marías, a cargo de Semar en coordinación con las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y Turismo (Sectur), para transformar el antiguo centro penitenciario en un espacio para promover la conservación del medio ambiente y el turismo de bajo impacto a través de una comisión intersecretarial. 

Tras reafirmar que el pueblo es el motor del cambio y por el pueblo se llevan a cabo cosas importantes en el país, el primer mandatario dijo más tarde, que las Islas Marías han dejado de ser una prisión, famosa por su crueldad, y se transforman en un paraíso al que se podrá acceder por barco —desde San Blas o Mazatlán— y durante la travesía recrear nuestro pasado de claroscuros con la lectura de Los muros de agua, de José Revueltas.

Explicó que la Secretaría de Marina contará con tres ferris para realizar el recorrido en dos horas y media desde San Blas, o tres horas desde Mazatlán. Añadió que se trabaja en la reconstrucción de viviendas e instalaciones, además de la introducción de agua, drenaje y electricidad —incluso, algunas zonas de la isla ya cuentan con internet—, y no se van a construir hoteles, porque el propósito es conservar la naturaleza.

“Quien venga va a sentirse muy contento, muy satisfecho. Y vamos a procurar que puedan venir familias de niveles económicos modestos, que no sea una isla para la élite… Una gente que tiene ingresos puede venir aquí y va a encontrar mejores cosas, mucho mejores cosas para estar bien.

“Al mismo tiempo, una familia de trabajadores, que con sus ahorros decide venir y rentar una casa de tres recámaras, y puede estar toda la familia”. Explicó que la Secretaría de Marina estará a cargo de ofrecer paquetes turísticos donde se ofrecerán estancias cortas con el fin de que acceda mayor cantidad de visitantes sin afectar la naturaleza.

Informó que el proyecto de las Islas Marías formará parte de un circuito para volar desde la Ciudad de México, Tepic, Mazatlán o Vallarta en aviones de 40 pasajeros, para lo cual se ampliará el aeropuerto de la Isla Madre.

A ello se suma un proyecto similar que se prepara en Boca de Chila, ubicada entre Vallarta y Tepic, donde se creará un sector naval y un proyecto turístico de 80 hectáreas que contará con hotel.

Desde el Museo de las Islas Marías, el presidente agradeció al museógrafo Marco Barrera Bassols, así como a los historiadores e intelectuales Pedro Miguel Arce Montoya, Rafael Barajas “el Fisgón”, Epigmenio Ibarra y José Hernández, así como a la Secretaría de Marina y a la Secretaría de la Defensa Nacional: “No exagero, no tendríamos los resultados que se han alcanzado sin el apoyo leal de estas dos instituciones que forman parte del pueblo de México.”

Al recordar que la escuela mexicana de museografía surge de nuestra visión particular como un país solidario y fraterno con las naciones oprimidas, el escritor Pedro Miguel explicó que estos espacios no ostentan —como en otros casos— las riquezas obtenidas a través del saqueo, sino que son un instrumento generador de identidad, una herramienta didáctica y un discurso para construir país.

En representación del equipo a cargo de la construcción del museo, expuso que la investigación histórica de las Islas Marías puso al descubierto los momentos de paraíso y de infierno en la antigua colonia penal: “Nos encontramos con un microuniverso económico y social en el que se materializaban los horrores y los aspectos luminosos de la sociedad en sus distintos momentos.”

Informó que el museo de sitio integra la historia de la isla María Madre, desde la colonia penal hasta el complejo penitenciario, así como la vida del recluso más famoso, José Revueltas. “Nos honra especialmente participar en esta muestra de transición de las cadenas a la libertad, de la cárcel a la cultura, de la prisión al centro ambiental y cultural.”

El presidente estuvo acompañado por su esposa, Beatriz Gutiérrez Mueller, así como por los gobernadores de Nayarit, Miguel Ángel Navarro Quintero, y de Sinaloa, Rubén Rocha Moya.

Igualmente, por los secretarios de Marina, José Rafael Ojeda Durán; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González; Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores González; y Turismo, Miguel Torruco Marqués, así como el gobernador de las Islas Marías, Julián Castillo Cepeda.