mayo 16, 2022

El teatro desarrolla y refuerza las capacidades individuales y las habilidades de los estudiantes

  • Cada año los teatros de todo el mundo celebran el valor y la importancia de este, y esta festividad actúa como una llamada de atención para que gobiernos, políticos e instituciones vean su valor para la sociedad y para el crecimiento económico.

El 27 de marzo de cada año celebramos el Día Mundial del Teatro, creado en 1961 por el Instituto Internacional del Teatro (ITI) para conmemorar la importancia de este arte en la sociedad. El teatro ha sido una de las formas más populares de entretenimiento desde los griegos, y la industria de la actuación hoy en día es una carrera dura pero potencialmente próspera.

Si alguna vez has estado en el teatro o has visto un espectáculo en vivo ya sabes lo divertido que puede ser el teatro. Iniciado en 1961 por el Instituto Internacional del Teatro (ITI), cada año los teatros de todo el mundo celebran el valor y la importancia de este, y esta festividad actúa como una llamada de atención para que gobiernos, políticos e instituciones vean su valor para la sociedad y para el crecimiento económico.

El ITI también presenta un mensaje anual, pronunciado por un famoso intérprete de teatro, para compartir sus reflexiones sobre el arte y su futuro. El primero de esos mensajes fue pronunciado por Jean Cocteau en 1962. “Los pueblos, gracias a las Jornadas Mundiales de Teatro, tomarán con ciencia, al fin, de sus riquezas y colaborarán en una alta empresa de paz.

Decía Nietzsche: “las ideas que cambian la faz del mundo vienen como en patas de paloma”. Y puede que sea este medio, tan frecuentemente ilimitado al simple pretexto de gusta, el que dote a la juventud de una Sorbona brillante y viva, de diálogos en carne y hueso, mientras que las fatigas del estudio hacían perder a las obras maestras su violencia original y las debilitan.

Yo añado: dicen que la máquina ha asentado el golpe de gracia al teatro. No me la creo, y, puesto que el Instituto Internacional de Teatro me encarga que tome la palabra en su nombre, declaro, como antes se hacía para los reyes, y variando un poco la fórmula: “¡Si el teatro ha muerto, viva el teatro!”. Jean Cocteau en 1962.»

El mensaje se traduce a más de 50 idiomas, se lee para miles de espectadores y se imprime en cientos de periódicos. También difunde el mensaje a todos los rincones del mundo a través de sus instituciones. Debido a que el ITI tiene más de 90 centros en todo el mundo, el instituto también anima a las universidades, escuelas y profesionales del teatro a celebrar este día festivo.

La magia que encierra el teatro, es una verdadera magia y es que, el sólo hecho de poder estar tan cerca de los actores y ver sus expresiones en vivo, deja al espectador sin palabras. A diferencia de otras artes escénicas, tiene la particularidad de despertar verdaderas pasiones, sentimientos y emociones una vez que comienza la obra.

Para el espectador, la posibilidad de interactuar con el actor, es un momento único e inolvidable, sin dejar de lado la misma actuación, que por supuesto, es un momento magistral. También se puede ver subir y bajar el telón, escuchar alguna banda sonora, apreciar el vestuario, las luces y aplaudir cada vez que termina un acto.

A ciencia cierta, no se sabe por qué el teatro puede llegar a conmover tanto la fibra de los hombres y las mujeres, pero desde la antigüedad, esa magia ha estado presente. Así lo dejó plasmado Aristóteles en su libro llamado “Poética” y otros grandes dramaturgos, de los cuales hoy podemos disfrutar su legado».

Su importancia en la educación, el teatro es una herramienta de enseñanza para el desarrollo de la creatividad, de la interpretación, de memoria, de habilidades expresivas y personales, todas estas capacidades muy indispensables para la comunicación de las personas. Pensado como proceso de aprendizaje y no como resultado, permite desarrollar la creatividad individual y grupal, estimula la integración en conjunto a través del juego dramático desarrollando el vínculo y la confianza personal.