junio 25, 2022

VISOR NAYARITA DESPERTAR CIVICO

 Por: Francisco Pérez Gómez

Sin duda que el tema de la revocación de mandato ha ocupado en los últimos días los titulares de los diversos medios de comunicación de nuestro país ocasionando opiniones a favor y en consecuencia también en contra. Este instrumento de democracia participativa consagrado en el artículo 35 de nuestra carta magna y en el artículo 58 de la Ley Federal de Revocación de Mandato, que establecen que para ser vinculante, al menos el 40% de las personas inscritas en la lista nominal de electores debe participar en el proceso de revocación. Al 4 de marzo del presente año, la población registrada en el Padrón con credencial para votar es de 93,831853; de esta manera, el 40% de ese número tendría que votar. Sin duda que la revocación de mandato tiene sus riesgos, aunque nadie duda de que la ciudadanía dará su apoyo para que el Presidente López Obrador siga hasta el 2024. Las dificultades proceden de su impacto en la carrera presidencial y el proyecto transexenal de la Cuarta Transformación. En este ejercicio está en juego la capacidad de movilizar a los gobernantes de las entidades y alcaldes, pues se requiere como objetivo principal recuperar la votación del 2018. La oposición dice que será imposible porque aducen que la ciudadanía ya perdió la confianza en el ejecutivo federal, externando que la Cuarta transformación esta moralmente derrotada y que el Presidente se encuentra en el momento más vulnerable de su mandato y teme perder la revocación. En el 2018 votaron 52,611,027 ciudadanos, (63% del electorado). De ellos 30,113,487 (54%) votaron por Andrés López Obrador. La oposición (PAN, PRI e Independiente representados en las personas de Anaya, Meade y el “Bronco” obtuvo 24,861,705 votos, el 43 % de los votos emitidos. En este contexto se observan 2 puntos de vista ciudadano: A).- La aceptación de la revocación, si no por todos, poco a poco la gente reacia o que veía un despropósito en este ejercicio ha decidido que siempre si vale la pena. B).- Que el ejercicio ahora si vale la pena sustentado en un puñado de datos o situaciones que han golpeado al gobierno, indica que el ejercicio democrático por sí mismo nunca fue un fondo real era que los números no los favorecían, y hoy que al parecer el gobierno según unos parece tambalearse, la oposición ve por una rendija una pequeña luz de victoria. Resultando ser, que el gobierno defiende su valor como un derecho de los ciudadanos, mientras que la oposición la presenta como una campaña presidencial. Sin duda que la revocación de mandato es algo necesario para blindar al país de malos gobiernos, para darles la oportunidad a los ciudadanos de mostrar su inconformidad del rechazo a quienes gobiernan mal. Esperemos que el despertar cívico se de en los próximos años y que la bandera de la democracia sea un ejemplo para las generaciones futuras. Asistir a las urnas el próximo 10 de abril es una oportunidad y una obligación que debemos cumplir en este ejercicio de democracia participativa. En conclusión este 10 de abril, por responsabilidad ciudadana, ¡Vamos a votar! TERMOMETRO POLITICO En la presentación del Plan estatal de Seguridad con la presencia de funcionarios federales y municipales y de los poderes legislativo y judicial, El Dr. Miguel Angel Navarro Quintero dejó en claro que la seguridad se construye con esfuerzo de todos los sectores sociales, con todos los niveles de gobierno y con todos los poderes, confirmando con ello que Nayarit está en la ruta de la defensa de la sociedad. Esperemos y comentaremos…frago2009@hotmail.com