agosto 8, 2022

Un mensaje al corazón y un llamado a la conciencia 

**Luego del hallazgo de un feto en la basura, todos nos erigimos en jueces de una mujer cuyas causas de su traumática decisión, sólo ella sabe. 

Pues vaya escándalo que ha levantado en la sociedad tepicense, el descubrimiento  

de un producto en gestación dentro de un camión recolector de basura, para que se entienda mejor, el hallazgo de un feto, dentro de un camión recolector basura, que fue encontrado el pasado martes, precisamente en las instalaciones de Aseo Público Municipal, ubicadas en la colonia 26 de Septiembre de esta ciudad capital de Nayarit. 

El feto fue encontrado en el camión número 906, por un trabajador de aseo público de nombre CARLOS, eso fue el martes, ya para el miércoles personal adscrito a la Dirección General de Servicios Periciales y elementos de la Agencia de Investigación Criminal, habían hecho su trabajo y luego de efectuar sus análisis, la Fiscalía General hizo un pronunciamiento, señalando que en el servicio Médico Forense, se le practicó la necropsia de ley, destacando en este estudio la técnica de docimasia pulmonar, misma que resultó positiva e implica que el producto, o sea el feto,  nació vivo y respiró

Tal como se indicó, se trata de un feto de niño varón, de entre veinte y veinticinco semanas de gestación, es decir, seis meses aproximadamente y cuando fue encontrado, ya tenía entre seis y diez horas de haber fallecido, siendo la causa de ello asfixia neonatal y que además presentaba hematomas en el cráneo, los cuales le fueron causados al pasar por el canal de parto

Todo esto causó como dije escándalo en las conciencias cristianas, o llamadas cristianas por pertenecer a un determinado credo religioso, etcétera, etcétera. 

Y es que una pregunta frecuente en la discusión social sobre el aborto es: ¿por qué las mujeres recurren a su práctica? Existe la dificultad de ofrecer una respuesta simple para un tema tan complejo, lo que se señala, con base en la evidencia mundial, es que hay una relación directa entre el aborto inducido y la existencia de los embarazos no planeados y no deseados. 

Se afirma que, para erradicar el aborto inducido, habría que erradicar los embarazos no planeados y no deseados. Sin embargo, la realidad no es tan sencilla y el aborto nunca dejará de ser una opción para millones, en el caso de Nayarit, para cientos o miles de mujeres, niñas y adolescentes. 

En todo el mundo, de hecho, históricamente el aborto ha sido, es y será uno de los eventos obstétricos más comunes en la vida reproductiva de las mujeres. Las mujeres recurren al aborto por una gran variedad de causas y razones, entre ellas: la violencia sexual, la falta de acceso a servicios de salud y a los métodos anticonceptivos modernos, las dificultades para el uso correcto y consistente de los anticonceptivos, las fallas propias de los métodos y el hecho mismo de que muchas mujeres, adolescentes y niñas, no desean ser madres en determinado momento de sus vidas. De modo que nunca será posible erradicar el aborto, pero sí es posible lograr que las mujeres accedan a procedimientos seguros y de calidad, sin que se ponga en peligro sus vidas y el ejercicio de sus derechos fundamentales.  

Lo que quiero decir pues, es que antes del juicio contra una mujer que probablemente en este momento esté hundida en depresión al entrar en la realidad de la acción que acaba de hacer, o probablemente no esté ni hundida en depresión, ni alterada en su salud mental por lo hecho, a lo mejor no estaba en sus planes como dije antes, ser madre, y por eso hizo esa decisión compleja, dura, firme y dolorosa. 

Lo único cierto es que esta mujer peligra en materia de su salud reproductiva, y no sólo reproductiva, sino física, como nadie sabemos a ciencia cierta que empujó a esta fémina a realizar la acción en comento, incluso pudiera ser una decisión por la pobreza en que puede estar viviendo, quizá el feto que ya respiraba y nació con vida, era un hijo que formaría parte de diez o doce hermanos más, y que agravaría la situación económica de la mujer que tuvo que enfrentar este problema. 

Y como sólo los que viven los problemas, los sienten, el resto somos expertos en juicios al vapor, y sin conocimiento…Dios bendiga a la humanidad…hasta mañana