Teníamos 4 sacerdotes contagiados pero vivos y este miércoles falleció Sergio Díaz Lepe

* En nuestra Diócesis no teníamos ninguna persona fallecida por el Covid 19, sin embargo se fue el Vicario General de la Diócesis de Tepic, quien siempre fue un hombre sano que le gustó el deporte

Por Argimiro León

De nuestra parte están suspendidas todas la fiestas patronales, bodas y bautizos, pero se puede celebrar la Eucaristía y los novenarios en los templos de la Diócesis de Tepic, sin embargo tendrán que ser con poca gente y cubriendo los protocolos que han indicado las autoridades sanitarias, por lo que los festejos externos está prohibidos por lo que invitó a todos los nayaritas para que cuidemos nuestra vida, así como la de nuestros amigos y familiares. Esto fue informado por el Obispo de la Diócesis de Tepic, Monseñor Luis Artemio Flores Calzada, agregando que para honrar a nuestros Santos Patrones, lo más seguro es no realizar acciones donde haya conglomerados y así damos a conocer el respeto y la devoción que les tenemos, porque el cuidar de nuestras vidas es algo que nuestra iglesia siempre ha defendido. Recordó que a la fecha 4 sacerdotes de nuestra Diócesis “habían sufrido el contagio del Covid 19, pero gracias había salido con bien y se mantienen vivos, sin embargo este miércoles por la madrugada, después de varios días de haberse contagiado, el Vicario General de la Diócesis, Sergio Díaz Lepe falleció en esta ciudad”. En la ciudad de México han fallecido alrededor de 46 sacerdotes que incluso han atendido a personas enfermas del virus”. Indicó que en estos momentos, en la Iglesia Católica, hay organizaciones que cuidan, como al personal médico, que los sacerdotes tengan el equipos necesario para que puedan atener y apoyar a la gente que esté contagiada del Covid 19 y que no se contaminen, sin embargo en Tepic no tenemos ese apoyo de momento y lo que hacemos es desde el celular apoyar a la gente que nos lo solicita, por lo que de manera personal me ha tocado que por teléfono les he dicho que pongan su vida en las manos de Dios y que tengan confianza en que no estarán solos y por ese medio les ofrecí la absolución. El Señor Obispo manifestó al mismo tiempo que en momentos difíciles como el que nos tocó estar viviendo, el Papa autorizó que quienes lo necesiten, hagan actos de contrición y le pida a Dios perdón por la comisión de sus pecados y con ello sus pecados serán perdonados y si hay posibilidades de que terminando la pandemia ya estén mejor de salud “podrán acercarse a un sacerdote para que los escuche en confesión para dar a conocer sus faltas”. Aseguró que los enfermitos y las personas que así lo requieran, tienen la posibilidad de pedir perdón de todo corazón y si en estos momentos Dios los llama, saben que sus pecados fueron perdonados. Ahorita solo hay la celebración de la Eucaristía y si Dios nos lo permite y las condiciones epidemiológicas cambian de color el semáforo, en agosto podremos celebrar la comunión de manera normal en pequeños grupos. En cuanto a la capacidad en la que está trabajando actualmente, dijo que dependiendo de los templos, están trabajando al 25 por ciento y eso la gente lo ha entendido, porque saben que es bueno cuidarse y cumplir con las normas sanitarias por el bien de todos, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: