Por: Ricardo Esquivel

El Covid 19 en Nayarit.

Por: Ricardo Esquivel Castañeda

En Nayarit, hasta el día 3 de abril, los datos reportados por las autoridades de salud eran 8 confirmados con Coronavirus Covid-19 y un muerto. Como se puede ver, hasta el momento, las cifras son pequeñas comparadas a lo que está pasando en otros estados del país, pero, lo más preocupante ahorita son las consecuencias derivadas de la pandemia. Veamos algunos casos presentes en el estado.

En el sur del estado, en nota del diario La Jornada Maya del día lunes 30 de marzo del presente año, firmada por Javier Santos, se da a conocer la situación de Bahía de Banderas y la Riviera Nayarita ante el coronavirus. Se dice ahí, que la suspensión de grandes obras de construcción, ampliación o remodelación de hoteles y condominios ha dejado sin trabajo a cientos de personas, la mayoría indígenas, que laboran en esa industria, golpeada severamente por la emergencia sanitaria del COVID-19 y provocando el éxodo de mucha gente a su terruño. 

Se señala que uno de los entrevistados, de nombre Francisco, antes de subir al camión que lo trasladaría a Tuxtla Gutiérrez, capital chiapaneca, dijo, «Están parando todas las obras. Nos cortaron hace dos semanas el trabajo a todos por el coronavirus. Yo laboraba en las obras de la zona hotelera, pero también cortaron y de ahí me fui a Bucerías (poblado turístico de este municipio) y pasó lo mismo»… “No sé cómo le vamos a hacer para sobrevivir porque en Chiapas no hay trabajo. Está complicado… No sé cuánto tiempo vaya a dilatar (la crisis sanitaria)”.
Librado Consuedra, otro de los entrevistados quien realiza viajes en autobús hacia Chiapas y viceversa, destacó que desde el 20 de marzo han estado saliendo cada domingo, lunes, miércoles y sábado, alrededor de 500 personas por día a territorio chiapaneco. «A quienes nos dedicamos a hacer viajes de Jarretaderas a Chiapas nos está yendo bien», admitió.
«A la gente que se va la están despidiendo sin nada. A muchas personas sus familias de Chiapas les están enviando dinero para que paguen el pasaje y regresen. No los están despidiendo con goce de sueldo o siquiera una despensa. Les están diciendo que a partir del 28 de abril probablemente los llamarán para que regresen», narró.
Esteban, otro entrevistado dice, «Todo está subiendo, hasta el boleto. Todo está más caro»
Aseguró que las constructoras de la región cometen abusos. «Los corren sin liquidación ni nada, así nomás”.

En la zona norte del estado, tenemos la nota de Crys Benítez corresponsal del periódico El Occidental (OEM) del día jueves 2 de abril.- “A 24 horas de haberse impuesto el cerco sanitario en el ejido La Guásima, municipio de Acaponeta, Nayarit, tras haberse velado a la primera fallecida portadora de Covid-19, este jueves por la mañana pobladores se aglutinaron a la entrada de este, exponiendo su vida, para exigir que los dejaran salir, para realizar sus actividades en el campo y la ganadería.

Los habitantes del lugar denunciaron la ineficiencia de las autoridades para tratar el asunto, “pues jamás se les avisó los motivos de la cuarentena y mucho menos la estrategia del gobierno, para surtirlos de alimentos, dado que hasta las tienditas estaban vacías”.

En la zona de Tepic, en el noticiero nocturno de NTV noticias, del día jueves 2 de abril, el conductor de noticias Antonio Tello dijo, “Se siguen recibiendo múltiples mensajes del personal de salud porque no tienen los implementos necesarios para enfrentar a la epidemia, ni siquiera tapa bocas hay, desde hace días se anunció que el gobierno de Nayarit había comprado los suficientes implementos para distribuirlos a lo largo de la infraestructura de salud del estado, pero, insisto, seguimos recibiendo mensajes de médicos, de enfermeras y de enfermeros que se quejan de que están trabajando bajo riesgo, así es que, hay que reconocerlo, señor secretario de salud, si no puede renuncie, porque se está viendo rebasado”.

Las tres notas periodísticas, qué nos indican, qué tienen de valor para la sociedad nayarita. La primera, es que cientos, tal vez miles de gentes, de Nayarit, pero también de Puebla, de Chiapas y de Veracruz, estados de donde procede la mano de obra de esta región, están perdiendo sus trabajos por paralizarse las construcciones, los hoteles, restaurantes, centros comerciales, etcétera, por el Covid-19; los patrones, asumiendo una actitud intrínseca de ellos, nada solidarios con sus trabajadores, aprovechan el momento y los mandan a sus casas sin goce de sueldo por el tiempo que estén sin trabajar, quedándose desamparados para sostener a sus familias. Por cuánto estará así la situación, no se sabe, pero se dice, probablemente, o sea, que no es seguro que hasta dentro de un mes se les llamará, puede prolongarse esto, y si no hay salario no hay comida, viene la escasez generalizada de alimentos, la hambruna y puede hacer de las suyas la delincuencia. Cabe la pregunta, y el gobierno federal, qué está haciendo para ayudar a los trabajadores que no tendrán un salario seguro con qué alimentar a sus hijos.

En el caso del cerco sanitario que implementó el gobierno estatal en el ejido La Guásima, evidencia la negligencia y la ineficacia de las autoridades de Salud, por qué si sabían que la fallecida tuvo el Covid-19, por qué no se explicó los motivos de la cuarentena a la población, por qué no tomaron las medidas requeridas, por qué no fue rápido personal de salud a tomar muestras y aislar a los que dieran positivo, por qué esperar a que estalle el problema. Igualmente, hay mucha irresponsabilidad al momento de tomar las medidas, si se iba aislar la comunidad, por qué no planearon cómo iban a ingresar los alimentos para las familias. Sólo el amotinamiento, el enojo y el rompimiento del cerco sanitario por la gente, obligó a las autoridades a llevar alimentos y agua. Tres días aguantando, no será esto suficiente para alarmar al gobierno de lo que puede pasar en el estado y en el país si no se hace caso a los hombres que saben.

Por último, está la valiente denuncia del comentarista de NTV, porque es una denuncia contra el secretario de salud del estado, dice que los médicos y enfermeras se quejan de que se les manda a la guerra sin fusil, como sabemos ahora, ya ha habido muertes de médicos por contagio en otros estados, acaso, esperamos a que se mueran nuestros doctores y enfermeros para que las autoridades hagan algo. Dice también que no hay ni cubre bocas, ni los instrumentos requeridos para enfrentar la epidemia, suena a demasiada confianza cuando nos dicen las autoridades que todo estará bien, pero hay están las quejas de los que día con día, arriesgan su vida por salvar otras vidas, si no corrigen, la tragedia será mayor. Los problemas están rebasando a los funcionarios, y al igual, al secretario de salud estatal, el pueblo pedirá su renuncia.

Como se ve, las cosas se están poniendo difíciles en el estado y en el país, lo dicho atrás, lo que está pasando en Nayarit revela lo que técnicos de la salud, lo que eminencias de la salud y economistas han estado señalando, es decir, que estamos con un sistema de salud deficiente y obsoleto, con muchas carencias y con una economía en crisis también, porque no hay trabajos, no hay inversiones, ya bajaron muchísimo las remesas del exterior, etcétera. 

En esta situación estamos, y se hace casi nada por cambiar, tal parece que en algunos estados, los gobernantes actúan como el presidente de México, están blindados a escuchar y a corregir, pero no se debe de valorar en poco lo que pasó en La Guásima, Antorcha lo ha dicho, solo el pueblo organizado y orientado por una organización como el Movimiento Antorchista sabrá cómo actuar, nadie, ni los gobernadores, menos los empresarios podrán hacer que cambien nuestros gobernantes, la historia lo dice, solo las masas, hartas de aguantar una situación injusta con su intervención cambiaran las cosas.

Ni ante las lecciones extranjeras el gobierno de López Obrador cambia

Por: Ricardo Esquivel Castañeda

Dirigente del Movimiento Antorchista en Nayarit

Como todos sabemos, porque todos los medios de comunicación nos están informando constantemente, el coronavirus (Covid 19) se presenta con síntomas de  fiebre, tos, dolor de cabeza, gripa y malestar general, la diseminación es muy rápida, agresiva, y no hay aún tratamiento, no hay vacuna disponible, por lo  que quien la adquiere y no tiene defensas esta propenso a morir; dicho virus apareció en China en diciembre del 2019, dejando ahí más de tres mil muertos, cantidad que, a decir de los científicos, no aumentó más gracias a las rápidas medidas que tomo el gobierno chino para aislar a todos los contagiados y no permitir la propagación por todo su territorio.

El virus se ha propagado por todo el mundo y son varios los gobiernos que ya han tomado las medidas respectivas para enfrentar esta pandemia. China aisló Wuhan, ciudad de 11 millones de chinos, lugar donde inició el problema; movilizó a 42 mil trabajadores de la salud; se controló el movimiento poblacional; se construyeron 16 hospitales en 10 días; científicos, doctores, el ejército y voluntarios, el pueblo pues, dirigió la lucha contra la enfermedad. Seguramente que las medidas causaron el cierre de muchas empresas y afectó la economía, pero se puso por delante primero la salud del pueblo chino. Otros países han cerrado las conexiones con el extranjero, tanto terrestres y aéreas; se sabe que Rusia, país al que hasta ahorita poco le ha pegado el contagio del virus, está construyendo un hospital para prevenirse de este mal, o sea, están preocupados, se están preparando, están invirtiendo grandes sumas de dinero en infraestructura hospitalaria, en equipos, en preparación de los trabajadores de la salud, todo, con el fin de enfrentar al coronavirus y que les cause el menor daño posible. Todo lo anterior está sucediendo en el extranjero, pero, y en México, qué estamos haciendo para proteger al pueblo, sobre todo al pueblo pobre.

Veamos qué opina el doctor Andrés Palomar Lever, neumólogo y médico del Hospital ABC en una entrevista que se le hace en un programa de noticias de la Ciudad de México, con respecto a este problema del coronavirus y acerca de la actuación del gobierno federal. Como es una entrevista larga, sólo menciono los puntos que más me llamaron la atención.  De entrada, él cree que se está actuando retrasadamente, señala que esto se debe a que el gobierno no quiere afectar la economía con sus medidas, pero, dice, que aunque se intervenga tarde, la economía de todas formas saldrá afectada y el gobierno tendrá que invertir en prevención de la salud; no estamos preparados para enfrentar un problema tan grave, en Italia el sistema de salud se colapsó, y eso que es mejor que el nuestro, aquí, las camas de terapia intensiva son pocas y ya están ocupadas por pacientes con otras enfermedades; no hay infraestructura hospitalaria, ni respiradores, ni enfermeras, ni  doctores especializados; falta la infraestructura para aislar a los pacientes; en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) se ha solicitado al gobierno desde hace 10 años, una nueva torre de hospitalización para atender las enfermedades respiratorias, hoy todavía no se empieza, todavía no se autoriza; hay pocos neumólogos en el país, solo arriba de 1000; las medidas que se están tomando en otros países son correctas y se tiene que invertir en la salud respiratoria; el problema se presentará cuando los enfermos se presenten a los hospitales, el sistema de salud se colapsará; es una tragedia de falta de prevención  y de responsabilidad de la Secretaría de Salud de no invertir en salud respiratoria y que el gobierno tiene que suspender eventos masivos, transporte público, trabajos, finalmente termina diciendo que para el coronavirus no hay tratamiento, para parar la propagación del virus la gente tiene que aislarse, quedarse en casa, cuidados de higiene, como lavarse las manos constantemente, no saludarse de manos ni de besos, ni llevarse las manos a la cara, etcétera.

Como podemos ver, es la opinión de un científico de la medicina, un neumólogo, que nos está dando un diagnóstico de los problemas que tenemos los mexicanos para enfrentar al coronavirus y el gobierno de López Obrador se muestra cerrado a escuchar los consejos de los técnicos. Es el primero en violar lo que dicen los neumólogos, él sale a darse baños de pueblo, no le importa si él contagia o, a él lo contagian, no sopesa las consecuencias que conlleva su proceder siendo presidente de la República, no es responsable de su conducta ni pone el ejemplo. Sobre lo dicho por el neumólogo del ABC, es verdaderamente vergonzoso para nosotros los mexicanos que mientras Rusia construye hospitales para prevenirse, nosotros salgamos con amuletos de la buena suerte y ponerlos como escudo contra esta enfermedad, mientras en el extranjero se cierran fábricas, cancelan eventos masivos, se cierra el transporte, etc., para protegerse, aquí nuestra gente está como si no pasara nada, por culpa de un gobierno que no sabe lo que tiene que hacer. Es indignante que por 10 años el INER pida una torre y no se les construya, ni tienen recursos para comprar la medicina de los enfermos con cáncer y tampoco tienen para invierten en preparar a enfermeras y doctores neumólogos requeridos. Será éste el gobierno de “primero los pobres”. No lo creo. Además de todo lo anterior, se viene otro problema, hasta ahorita no se ha dicho nada de, qué pasará con los trabajadores que se les obligue a quedarse en casa si se toman medidas más drásticas para parar el contagio del virus, los que viven del día, los que si no trabajan no comen. No hay mucho para dónde hacerse, el gobierno debe tener un plan para apoyar a todos los más vulnerables y no dejarlos a la buena de Dios.

Ante un problema tan grave como el que estamos por enfrentar, López Obrador no se apoya, ni se apoyará en el pueblo, porque no representa al pueblo, no está preocupado por la salud de nuestra gente, no está pensando en cómo salvar a nuestros ancianos, que son, por lo que se escucha, los más propensos a ser atacados por el virus por sus bajas defensas inmunológicas.

Se dice que ante la tragedia el pueblo siempre se une, lo que nos está pasando es una verdadera tragedia, ya lo dijo el doctor Andrés Palomar por lo que él ve en el sector salud, pero la tragedia está presente en todas las áreas, por ello México requiere de un cambio social  profundo, de un gobierno que no escatime los recursos para que su gente tenga medicina de primera, que no se limite en invertir para formar médicos chingones y que no tengamos a nuestros enfermos tirados en el piso por falta de camas.

Ya basta de que en el extranjero se nos vea con miedo por la inseguridad, por el mal manejo de la economía y con lástima por la forma en que se nos gobierna, los mexicanos tenemos la fortuna de contar con una organización de lucha y trabajo, el Movimiento Antorchista Nacional que ante una situación como la actual, no dudaríamos ni un instante para movilizar al pueblo como lo hizo China y ponerlo al frente para combatir cualquier mal que se nos ponga enfrente.

A %d blogueros les gusta esto: