Por: Mario Ruiz Redondo

EN REDONDO

Por: Mario Ruiz Redondo

Avala AMLO a Slim, en accidente del Metro

El silencio inicial guardado por el magnate Carlos Slim Helú, en cuanto a la responsabilidad de sus empresas constructoras, en la tragedia del Metro, el lunes 3 de mayo, empezaría a generarle pérdidas por más de ocho mil 200 millones de pesos en la Bolsa de Valores México, acumulados dos semanas después del primer dictamen de la empresa noruega DNV (14 de junio), que el accidente con saldo de casi 30 muertos y 80 heridos, fue provocado por fallas estructurales de origen en la obra. Convertido en centro de la atención de los especuladores del principal centro financiero del país, una vez que el Índice de Precios y Cotizaciones de la BMV, las acciones de Grupo Carso, continuaban su carrera de sus acciones a la baja, mientras su propietario mantenía su postura en relación a la responsabilidad en el accidente, al afirmar el martes 29 de junio, luego de reunirse con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en Palacio Nacional: “Estamos convencidos de que desde el principio no tuvo ningún problema. Lo hicieron los mejores ingenieros de México”. Y cuando se esperaba que luego de su tercer encuentro para tratar el tema y anunciara que su Corporativo se haría cargo de la rehabilitación del tramo elevado de la Línea 12 del Sistema Metro, correspondiente a la ruta Mixcoac-Tlahuac, frenaría el desplome accionario de su constructora, en cuestión de los dos últimos días de junio, las pérdidas serían de dos mil 734 millones de pesos, para acumular un total de ocho mil 201 millones. Para los especuladores accionarios, la decisión del poderoso empresario de asumir todos los gastos derivados del desplome de un tren, a la altura de la estación Olivos, con una duración de un año, sería una aceptación no escrita de culpa, por lo que atizarían más el fuego al cierre del mes anterior, convirtiéndose en la empresa con mayor quebranto, de las 35 más negociadas en la BMV.   Una caída aparentemente amortiguada en los días posteriores, una vez que el miércoles 30, el Presidente de la República informara por la mañana, dando el espaldarazo a Slim Helú, para calmar la hoguera de la Bolsa de Valores: “Quiero agradecerle de que, independientemente si estuvo bien o estuvo mal construido el Metro o el tramo que le correspondió a su empresa, independientemente de si tiene pruebas que él asegura tener -y le creo- de que entregó la obra, la recibieron, que fue una obra concluida, independientemente de eso, y que además, la autoridad judicial tiene que hacer la investigación, él vino ayer a expresarme que se va a hacer cargo de la reconstrucción de todo el tramo, cuidando que quede con toda la seguridad necesaria y sin que le cueste al pueblo, sin pedir nada de presupuesto, que es un compromiso y que no va a esperar a la cuestión judicial, que ya van a empezar a ponerse de acuerdo con Claudia Sheinbaum, con los ingenieros de la comisión encargada para que en un año, como lo dijimos aquí, esté funcionando de nuevo la línea en beneficio de la gente”.  Una realidad actual, que dista mucho de la plasmada por el entonces director del Metro, Joel Ortega, denunciara el martes 23 de junio de 2015, que estaba sufriendo, porque la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo era un fraude y estuvo pésimamente hecha. La obra sería inaugurada por el entonces jefe de Gobierno Marcelo Ebrard Casaoubón, el 30 de octubre de 2012. Por aquellos días, la Línea Dorada, se mantenía parcialmente cerrada desde el 14 de marzo de 2014, al detectarse severas irregularidades en su funcionamiento, que obligarían al nuevo mandatario sucesor, Miguel Ángel Mancera Espinosa, a ordenar el cese de actividades, ante la advertencia de altos riesgos para la seguridad de los más de 450 mil usuarios. En una entrevista publicada el miércoles 24 de junio de 2015 por el periódico El Universal, Ortega aseveraría que “la construcción de la Línea Dorada, que va de Mixcoac a Tláhuac –poniente oriente-, es un fraude a la ingeniería mexicana”. Revelaciones impactantes del hombre de confianza del ahora senador, en las que revelaría que “muchos piensan que la Línea 12 era un problema sencillo, pero no ha sido así. El 30 por ciento o 40 por ciento de nuestro tiempo diario se dedica a atender a la Línea 12”. Daría a conocer los principales problemas de la construcción, entre ellos el sistema de vías que no correspondían al trazo original, además de que no soporta los esfuerzos que produce el tren en las curvas de radio reducido. Acusación: “Hubo una pésima selección del tren que está transmitiendo su mayor carga por eje, mayores esfuerzos a la vía y ya se muestra de una manera crítica en los aparatos de dilatación, además de que en una parte del túnel no hay piso de concreto. “Recientemente la empresa Systra nos entregó un estudio del túnel, y el análisis que ellos hacen es que en siete kilómetros del tramo subterráneo, en el fondo del túnel y el balasto, solo existe una capa de grava arena que no cumple con la norma.  “Este asunto en particular, fue un acto consentido. Vamos a dar la documentación para que puedas ver dónde el Proyecto Metro para el Distrito Federal (PMDF), autorizó que se hiciera ese túnel sin un piso de concreto, además ni siquiera advirtieron que estaba hecho para otro tipo de tren, muy distinto al programado”. Joel Ortega manifestaría que la Línea Dorada le había traído muchos problemas a su administración como director del Metro. “Me interesa hacer un deslinde de responsabilidades porque la administración del doctor Miguel Ángel Mancera recibió una Línea que representa un fraude a la ingeniería y que nosotros somos los responsables de sacarla adelante”. El funcionario reconocería que a él no le competía señalar responsabilidades hacia ningún funcionario, aunque subrayaría el hecho de que “hay muchas personas hablando sobre la recepción de la Línea Dorada”. Para ese momento de las revelaciones del responsable del Sistema de Transporte Colectivo Metro, la realidad le daba la razón, puesto que una vez puesta en servicio, la nueva Jefatura a cargo de Miguel Ángel Mancera Espinosa, empezaría a detectar graves fallas en la construcción, que repercutían en el funcionamiento de los trenes, que sería calificado de sumamente peligroso para los pasajeros. Los daños, definidos como problemas estructurales, llevarían al Gobierno del Distrito Federal a cerrar en marzo de 2014, un total de 11 de las 21 estaciones de la Línea 12, para dar paso a las investigaciones que por separado llevarían a cabo las autoridades capitalinas y la Cámara de Diputados, para determinar la responsabilidad tanto de constructoras como de funcionarios, encabezados por Marcelo Ebrard Casaoubón, su secretario de Finanzas, Mario Martín Delgado Carrillo y los directores del Proyecto. Todavía en diciembre de 2013, como medida preventiva de la acción a tomar de la parálisis de más de la mitad del servicio y el costo de los trabajos de mantenimiento, el jefe de Gobierno dispuso el alza en el precio del boleto, para pasar de tres a cinco pesos por viaje. Hace seis años, Joel Ortega plantearía a Mancera Espinosa la necesidad urgente de invertir 30 mil millones de pesos en las rutas diversas del principal mecanismo de transporte de la capital federal, dirigidos principalmente para la sustitución de equipo técnico obsoleto y mejorar la calidad del servicio del sistema de comunicación ferroviaria, que por aquellos días tendría una antigüedad de 35 años en sus trenes. En lo concerniente a la Línea 12, el director del Metro, se atrevería a decir de manera irónica, que debía ser cerrada no obstante haber sido inaugurada apresuradamente por Marcelo Ebrard Casaoubón, 17 meses después, porque “la Línea Dorada está bailando. Casi el tren estaba flotando sobre la vía”.      Las declaraciones de Ortega, no fueron, por supuesto, del agrado de Mancera Espinosa, quien para proteger a su antecesor, quien había optado por el exilio a todo lujo en París, negaría rotundamente que la construcción de la obra había sido un fracaso. Rechazo absoluto a todo lo dicho por su subordinado, negando que la Línea 12, estuvo pésimamente hecha, aunque reconocería que permanecería cerrada durante año y medio, entre las estaciones Tláhuac y Culhuacán. Desmentido a raja tabla, sin aportación de pruebas: “Yo no creo que sea un fracaso para la ingeniería de México. Nosotros estamos en una línea en donde vamos a buscar ya la apertura en noviembre y obviamente, bueno, pues esta Línea tiene que funcionar para la Ciudad”. Choque de trenes entre el jefe de Gobierno y el director del Metro, en el que saldría perdiendo el segundo, al ser renunciado de su cargo. Sin duda, todo un proyecto demasiado ambicioso y futurista en su carrera política, el de Marcelo, que en agosto de 2007, al iniciar los trabajos de su realización, bautizaría a la Línea 12 como “Dorada”, comprometiéndose a construir el tramo más moderno de un Metro en América, el cual contaría con acceso para pasajeros discapacitados, centros de cuidado infantil y hasta un museo. Una obra, que vendría a cambiar, prometería, la vida de los pobres y marginados de la ciudad de México, dejando su huella personal de su paso por la Jefatura de Gobierno de la urbe más importante de la república mexicana. Pero tanta era la prisa de Ebrard Casaoubón, que pronto surgieron problemas importantes en la edificación y conformación de la nueva Ruta, pues ante la inminencia del término de su mandato sexenal, ordenaría a su secretario de Finanzas, Mario Martín Delgado Carrillo, la compra de trenes que llegaron rápidamente, pero que no eran compatibles con el riel. Las ruedas no encajaban de manera adecuada con la vía. El resultado era un golpeteo constante que torcía y rasguñaba lo que debía ser una vía lisa de acero, le advertirían los expertos. Asimismo, menos de un año después de certificar la seguridad de la línea, los auditores produjeron un informe que documentaba una letanía de deficiencias, como piezas fisuradas y rotas, vías deformadas y una presión incesante en la estructura. Desfasamiento del costo de la obra, que se dispararía de 14 mil 600 millones de pesos a 26 mil millones de pesos, por la ejecución de “obras complementarias que nunca se especificaron. Cantidad que sería mayor, al quedar al descubierto por la Comisión Especial de la Cámara de Diputados sobre la Línea 12 del Metro, que a ese “total” se sumarían 25 mil 839 millones de pesos por un contrato de prestación de servicios de trenes –renta-, que fueron concesionados, acumulando una cuenta final de 51 mil 839 millones de pesos. Toda una historia de revelaciones que siguen surgiendo, en base a la investigación documental y discursiva, no únicamente de las graves irregularidades en las fallas estructurales en la construcción que colapsaron a la Línea Dorada el 3 de mayo, sino a los desvíos multimillonarios, que bueno será se investiguen a fondo y que no queden, como siempre, como simples llamaradas de petate.

CUARTO PODER

En Redondo

Por Mario Ruiz Redondo

1998: Democracia vulnerada por los poderosos

Este domingo 23 de mayo de 2021, con la continuación de la intención de recuperar la memoria histórica, desde la visión de un periodista tapachulteco-chiapaneco-mexicano, me permito reproducir la columna publicada por El Sol de México y los 59 diarios de Organización Editorial Mexicana, en 22 entidades del país, el domingo 16 de agosto de 1998, para que valoremos qué tanto hemos avanzado en México, desde entonces:

“Tanto se habla de la democracia, que se llega a abusar del concepto para incurrir en desviaciones de carácter personal o de grupo, en la búsqueda y encubrimiento del beneficio acumulativo o despilfarro, sin que haya mayor o mejor razón, más que la satisfacción ajena a todo principio y fin social.

“¿Cuántos en su nombre han abusado, y lo que es más grave, lo siguen haciendo, de los ya de por sí raquíticos que en determinado momento el Estado dispone para su funcionamiento? Sería interminable la lista de ellos, porque siempre han existido en los distintos niveles y esferas gubernamental y de la iniciativa privada.

“El caminar por todos los rumbos del país, da la oportunidad invaluable de conocer su realidad, pero no esa, la que se maneja en el terreno de los discursos, sino la que se observa en el terreno de los hechos. Más aún, cuando se puede analizar desde la óptica que permite un medio de comunicación.

“Hoy me ubico en Mazatlán, Sinaloa, donde la Organización Editorial Mexicana (OEM) tiene uno de los 59 diarios en 22 estados del país. Visita a El Sol del Pacífico, el matutino de la gran tradición en esta importante Región de la República, con medio siglo de vida periodística intensa y fecunda, en el sur sinaloense.

“En cuestión de pocos días, hemos pasado del Golfo de México al Pacífico. De costa a costa, luego de permanecer previamente en Morelia y Zamora, Michoacán (El Sol de Morelia y El Sol de Zamora), para llegar en escala previa a León, Guanajuato, donde estuvimos supervisando las actividades que realiza El Sol de León, en Guanajuato.

“Diálogo con los directores, con reporteros, con los trabajadores de las distintas áreas de producción y administración de las compañías que retroalimentan la tarea encomendada por el Alto Mando del Corporativo OEM.

“Cercanía con la información confidencial, esa que permite comentar que en tierras michoacanas el comportamiento de la gente del poder, es similar al de otras latitudes. Versiones finalmente convertidas en secreto a voces, de que el gobernador Víctor Tinoco Rubí, permite el involucramiento de hermanos e hijo –no de manera directa en nómina oficial-, en funciones de gobierno, convirtiendo su administración en un enclave predominantemente nepotista.

“Juego de intereses, de los que se sabe abiertamente en comentarios de café o de las mismas oficinas públicas, pero que no se corrigen, perjudicando así la tarea de quien los michoacanos esperaban mucho, luego de tantos sinsabores recibidos, sobre todo a partir de la ‘caída’ de las alturas del palacio principal de Morelia, de Luis Martínez Villicaña, eliminado del juego político, por no aceptar condicionamientos del ahora todopoderoso del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien negoció directamente su posición con el nada bien recordado Carlos Salinas de Gortari, entonces jefe del Poder Ejecutivo Federal.

“Historias que se entretejen, de suertudos michoacanos, como Genovevo Figueroa Zamudio, exrector de la Universidad estatal, al que del cielo le cayó en esos ayeres el encargo de mandamás, luego de la concertación lograda por el hijo del ‘Tata Lázaro’, función que cumple sin pena ni gloria, para después encarrilarse como senador y luego, otra vez, como por arte de magia, ungido como líder de la Cámara de Senadores, en lugar de un Fernando Ortiz Arana, que finalmente se quedó en la lona luego de perder las elecciones en Querétaro.

Sombra del “Maquio”

“Salto en la travesía a Guanajuato (León), donde Vicente Fox Quesada sigue haciendo de las suyas, con recursos presupuestales de su gestión como gobernador, para seguir avanzando en su proyecto de llegar a la nominación del Partido Acción Nacional (PAN), como candidato a la Presidencia de la República para el sexenio que da comienzo en el 2000.

“Irrefrenable la ambición del hombre que no sabe respetar las normas y los tiempos de su mismo gremio blanquiazul, donde el equipo de la cúpula ve con preocupación el acelere de quien se siente el sucesor del ‘Maquio’ sinaloense, Manuel J. Clouthier, ya fallecido y a quien el panismo debe haber cimbrado a la institución, cara fortalecerla y generar el nueva PAN que gobierna en gran número de ciudades y estados del territorio nacional.

“Visto está que a Fox, no lo calienta ni el sol y poco se le hace el tiempo de aquí a 1999 para que empiece a desgranarse la mazorca de presuntos competidores, aunque eso para nada le importe, puesto que con su acelere los ha descalificado, al iniciar campaña, con rango de candidato.

“Violación flagrante de las reglas del juego, al agandallarse en todo la delantera bajo un esquema de ofensiva sin retorno, que incluso para estas alturas resulta difícil frenar, pues equivaldría a un cisma de consecuencias incalculables al interior del partido, más que dela dirigencia, de la militancia de un blanquiazul que siente que Fox es el hombre que conjuga en sí, la figura para contender con grandes posibilidades de triunfo por la Presidencia de la República.

“El gobernador de Guanajuato lo entiende de esa forma y manipula todo para que en un momento dado, cerrar filas en torno suyo a lo largo y ancho del país.

“Proselitismo, que desafortunadamente no sirvió prácticamente de nada al candidato a la gubernatura veracruzana, Luis Pazos, que perdiera frente al prudente empresario-político Miguel Alemán Velasco, que realiza ya todos los preparativos necesarios para relevar a Patricio Chirinos Calero, que finalmente dejara el cargo en medio de un clima de tranquilidad y sobre todo de recuperación de los espacios de un PRI hasta hace poco desfallecido.

“Mal le fue a Fox Quesada en Veracruz. Síntoma nada halagador, para quien se desvive por hacer saber en los medios de comunicación su desbordado interés por contender por la grande dentro de casi dos años. Respuesta negativa entre los paisanos de políticos connotados de ligas mayores como Miguel Alemán Valdés y Adolfo Ruiz Cortines (ex presidentes de la República), además de personajes de menor rango, aunque no de importancia como Jesús Reyes Heroles y Fernando Gutiérrez Barrios (ex secretarlos de Gobernación). Todos priístas.

“Pueblo politizado, que por lo mismo poco caso hizo de las alharacas del ‘‘bravío Chente’ buscador de oportunidades. Pero el guanajuatense está en lo suyo y su lucha la hace adentro y afuera. Los gastos, por cuenta del erario gubernamental. Avión y viáticos, ahora rumbo a San Francisco, Los Ángeles, Santa Ana y Sacramento, California, del 11 al 16 de agosto. Espacio estadounidense habitado por dos millones de guanajuatenses, 100 mil de ellos en suelo californiano.

“Mal de todos los tiempos, la irresponsabilidad de una clase gobernante panista, priísta o perredista, que no piensa en el daño que le hace al pueblo, derrochando los recursos que bien podrían dedicarse a construir más escuelas y centros de salud en las regiones marginadas.

“Grupo en el poder que de manera indistinta utiliza para fines personales en forma arbitraria el presupuesto, mientras los indígenas padecen hambre y muerte, por su atraso y abandono.

“Eso no parece importar mucho al académico-politólogo e izquierdoso de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, José Woldenberg, presidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE), que con el pretexto de realizar ‘reuniones nacionales de consejeros’ (ganan cada uno más de 60 mil pesos mensuales), ha incurrido en excesos, al convertir los eventos de ‘análisis’, en sesiones etílicas, como la efectuada en septiembre de 1997, en el estado de Querétaro, donde de una cuenta de 641 mil pesos, por consumo de alcohol correspondieron 107 mil pesos, que incluyeron botellas de coñac, whisky, ron, vodka y tequila de las mejores marcas.

“Y ni para dónde hacerse ante un abuso de la autoridad que representan, llámense Víctor Tinoco Rubí, Vicente Fox Quesada o José Woldenberg, por citar tres malos ejemplos.

“Ni al pinto y menos al colorado. Nada de vergüenza ni preocupación, por una conducta deshonesta en cuanto a que no se responde a los intereses populares y si en cambio de burla, frente a la miseria que agobia a millones.

“Lo grave de todo es la impunidad y el cinismo con que se actúa. Desubicación, salida del sentido común de quienes dicen servir a la sociedad y de ella se sirven. Tiempo de manejo de imágenes personales, más que de una sigla partidista o instancia gubernamental.

“Arribo a Mazatlán, Sinaloa, esta semana, para encontrar un panorama estatal donde es posible advertir la impresionante reactivación del tráfico de la coca y mariguana.

“Días de plena campaña de candidatos a gobernador para sustituir a Renato Vega Alvarado, que ya cuenta desesperado los días por escapar del poder público que tantos dolores de cabeza le ha dado, afectando su salud.

“Activismo de Juan S. Millán Lizárraga, del Revolucionario Institucional, al que se da, en función de su ‘candidatura de unidad’, como el favorito en las elecciones del 8 de noviembre, frente al exempresario Emilio Goicoechea Luna, del PAN, sobre el que pesa en demasía el haber ‘quebrado’ las empresas familiares heredadas para venderlas en esa condición a la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Conasupo).

“Participación como tercero en discordia, del exrector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Rubén Rocha Moya, que según las últimas encuestas del PRD, gana terreno a sus adversarios. Pero hasta ahí, en el papel.

“Extrañeza en Millán, que se apoya en una intensa campaña de medios impresos y electrónicos para hacer sentir su presencia en el ánimo de los posibles electores.

“Ausencia en los anuncios panorámicos, del logotipo del PRI, haciendo sentir con ello que en Sinaloa, si gana, no será por ser el abanderado del tricolor, sino por su ‘imán’ personal.

“Intento de imitar a un Alemán Velasco, que en Veracruz efectivamente hizo ganar al Revolucionario institucional por su prestigio acumulado durante muchos años, pero que en el transcurrir de toda su campaña en ningún momento renegó del partido que finalmente lo llevará a ocupar próximamente la gubernatura.

“No es como cree ‘Juanese’ (así lo llaman sus seguidores), la misma circunstancia, sobre todo si se considera que su postulación ha derivado en fisuras internas, al dejar en la recta final a Lauro Díaz Castro y José Angel Pescador, hombres de prestigio en los medios políticos locales.

“Efervescencia en los 18 municipios de la entidad, donde igualmente se celebrarán elecciones para renovar alcaldías. Aquí en Mazatlán, el panorama resulta más que interesante, especialmente por el lanzamiento como candidata del Partido del Trabajo, de la ex Miss México, Libia Zulema López Montemayor, emulando a la ex Miss Universo venezolana, lrene Sáez.

“Bien por la participación de aspirantes a los mandos. Ojalá y en las etapas que se avecinan, empiecen a modificar la conducta nada ética que ha caracterizado esta tarea, y que tanto ha perjudicado el interés común de los mexicanos”.

EN REDONDO

Por: Mario Ruiz Redondo

EU: “Sembrando Vida” no frena Migración

Con la negativa del Presidente Joe Biden, para que Estados Unidos se sume a la implantación del programa mexicano “Sembrando Vida”, dirigido a arraigar a los migrantes en Centroamérica, se adelanta el fracaso de la donación de más de mil 800 millones ordenados en 2019, por el Presidente Andrés Manuel López Obrador a favor de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Fin del intento del mandatario mexicano, realizado el domingo 19 de abril, de presionar a su homólogo estadounidense, para invertir en la extensión de su programa que permita también el otorgamiento de visas de trabajo a los participantes, así como la ciudadanía. La respuesta fue de un rechazo absoluto, al afirmar la Casa Blanca, que sembrar árboles y migración no van ligados.

De nada serviría la argumentación en cuanto a que su propuesta fuese incluida adicionalmente al Tratado de Libre Comercio trilateral, ya que “en tres años se podrían sembrar tres millones de hectáreas y dar hasta un millón 200 mil empleos a hermanos de Centroamérica y mexicanos del Sureste, lo que permitirá a los países ordenar el flujo migratorio”.

Lo que en el primer círculo de colaboradores del Jefe de la Casa Blanca, sería considerada como una injerencia fuera de lugar, en su propuesta López Obrador plantearía que “a los tres años, ya que tengas tu cultivo, ya tienes derecho, en automático, a una visa de trabajo por seis meses para Estados Unidos. Vas seis meses y regresas a tu pueblo, y luego de tres años, después de tener tu visa de trabajo, con buen comportamiento, ya tienes derecho a solicitar tu nacionalidad estadounidense”.

Regalo de 30 millones de dólares, primero a El Salvador, anunciado durante la visita a Tapachula el 20 de julio de 2019, del Presidente Nayib Bukele Ortez, para establecer en la nación centroamericana las bases de la extensión de “Sembrando Vida”, que de manera paralela, en automático, se concedía a Honduras y Guatemala, con el propósito de evitar la migración a Estados Unidos.

Un proyecto del que ahora se sabe que vía el canciller Marcelo Ebrard Casaoubón, se cumplió en lo que respecta a la entrega de los más de mil 800 millones de pesos, pero que se ignora sus primeros resultados, si es que los hubo.

Algo, que se pone muy en duda, desde el momento en que ha continuado el flujo incontenible de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, que en pequeños grupos que finalmente han constituido decenas de miles de seres humanos, que gracias a la corrupción imperante entre las autoridades migratorias y de todos los niveles, incluyendo preponderantemente las mexicanas, siguen llegando a territorio de la Unión Americana.

Fracaso que ha llevado al Presidente Biden a dar una tregua a su estrategia migratoria de reconocimiento de nacionalidad de millones de inmigrantes en los siguientes cuatro años, al desbordarse el desplazamiento de indocumentados en su territorio, obligándolo a negociar con sus colegas de México, Guatemala y Honduras, con la excepción de El Salvador, para aplicar medidas de fuerza, mediante la utilización de sus ejércitos, para poner un alto a su desplazamiento.

Un problema que en la Frontera Sur mexicana, se ha agravado, sobre todo en Tapachula, la ciudad más importante, donde desde hace casi dos años, se encuentran varados más de 100 mil extranjeros sin ningún tipo de control migratorio o sanitario, poniendo en riesgo la salud y seguridad del poco más de un millón de habitantes.

Decenas de miles de niños y niñas han nacido desde entonces en esta faja fronteriza, sin que se tenga mayor conocimiento de su existencia irregular, pues hasta ahora el Instituto Nacional de Migración de la Secretaría de Gobernación, no ha realizado ningún censo de los nuevos mexicanos, descendientes de cubanos, haitianos, salvadoreños, hondureños, guatemaltecos y de múltiples países africanos, dispersos por los diversos rumbos de la urbe chiapaneca colindante con el istmo latinoamericano.

Una nueva población “flotante”, que sigue en la espera angustiosa del otorgamiento de un salvoconducto ofrecida en el inicio del mandato del Presidente Andrés Manuel López Obrador, para llevar a cabo su travesía hacia Estados Unidos.

A ellos, siendo todavía Presidente electo, les ofreció otorgarles 60 mil empleos temporales, mientras se decidía el otorgamiento de las autorizaciones, lo cual en principio funcionó relativamente, pero que prácticamente ha desaparecido, por lo que su situación se ha tornado grave en cuanto a sus niveles de subsistencia cada vez más complejos.

Hoy, la preocupación de los chiapanecos-mexicanos de la vecindad con América Central, se encuentran por demás preocupados, al tener conocimiento del impactante incremento de los casos de fallecimientos y contagios del Covid-19, toda vez que la vacunación realizada por las Secretarías de Bienestar y Salud, apenas si ha cubierto en un porcentaje bajo a las personas mayores de 60 años.

Avalancha permanente hacia Estados Unidos, de desesperados guatemaltecos de la clase socioeconómica acomodada, que aprovechando el otorgamiento de visas como turistas, viajan a diferentes ciudades para vacunarse contra el Covid-19, alarmados por la elevación constante de los casos de infectados en el país.

En Tapachula, todos los días arriban caravanas de chapines que a bordo de automóviles particulares, camionetas y autobuses rentados, acuden a los centros comerciales para abastecerse de alimentos, abarrotes, ropa y utensilios domésticos, sin respetar las recomendaciones de protección, hasta que son obligados a utilizar los cubrebocas para poder ingresar a llevar a cabo sus compras.

La gran mayoría son comerciantes que vienen abastecerse para vender en sus negocios establecidos en las ciudades limítrofes con la frontera chiapaneca-mexicana e incluso de la capital guatemalteca, aprovechando la gradual devaluación del peso frente al quetzal, de tres por uno.

Una invasión ante la cual la Secretaría de Salud Estatal guarda silencio e indiferencia, sin importar los riesgos a que se expone a la población local, pues los extranjeros, después del abasto concurren a los restaurantes, donde hacen caso omiso de las recomendaciones de estos negocios.

Se sabe que no todos regresan y que un elevado porcentaje se queda de este lado del río Suchiate, para tratar de avanzar hacia el norte de la república, en los límites con los estados sureños del vecino estadounidense, una vez que contactan con los traficantes de indocumentados, que de común acuerdo con los agentes del Instituto Nacional de Migración de la Secretaría de Gobernación, que lo mismo les facilitan el tránsito ilegal por la vía aérea que terrestre.

Y mientras las autoridades federales de Salud guardan absoluto hermetismo y olvido de la grave problemática migratoria-sanitaria, la población chiapaneca-mexicana se mantiene en alerta, alarmada porque la gran mayoría de los migrantes varados, que deambulan por las calles y avenidas de la ciudad, acompañados de sus parejas e hijos, no utilizan cubrebocas, como tampoco mantienen las obligadas medidas preventivas, como la sana distancia.

Reiteración oficial que nadie cree, porque aquí se vive, de que la entidad se mantiene en semáforo “verde”, cuando la realidad obliga a pensar que el ocultamiento es por demás burdo, debido a que no se informa con la verdad el número de decesos y contagiados a la alza en la Frontera Sur.

A ello se añade la otra realidad de las condiciones cada vez más complicadas de la economía de los inmigrantes, que de una u otra forma, está incidiendo en el incremento de la inseguridad y delincuencia, que viene sumarse a la existente antes de su arribo, que incluye el narcomenudeo, la violencia y prostitución.

Hay focos rojos encendidos, tantos que obligan de manera frecuente la visita a Tapachula del gobernador Rutilio Escandón Cadenas, para presidir la Mesa de Seguridad este viernes 23 de abril, en la que se analizará el panorama actual y la forma en que se está combatiendo y sus resultados.

Presencia de mandos importantes tanto federales, estatales y municipales, en una sesión en la que seguramente se ordenará una coordinación mayor y más efectiva, para brindar seguridad a la población, aunque también valdría la pena que el mandatario estatal realizara otra, con la participación de los responsables de los controles migratorios y sanitarios, que hasta ahora no han sido capaces en lo más mínimo.

Negocios son negocios en materia de la trata de seres humanos para su desplazamiento por territorio mexicano, como se constata diariamente en los más de 900 kilómetros de colindancia chiapaneca-guatemalteca, aprovechando por un lado la corrupción de siempre que hace posible el paso por la planicie costera, la montaña y el altiplano, hasta llegar a la Selva Lacandona, donde por cierto, día y noche desembarcan, luego de surcar las aguas del río Usumacinta, cientos hasta acumular decenas de miles, de guatemaltecos, que libremente se internan al territorio mexicano.

Ahí, no hay Guardia Nacional, Ejército Mexicano o Marina, como tampoco agentes de Migración, bajo el argumento de que no pueden intervenir por tratarse de una Región controlada por los “zapatistas” y que por lo mismo “temen enfrentarse con ellos pues se trata de puros indígenas beligerantes”, que utilizan armas de uso exclusivo de las fuerzas federales.

Incumplimiento más que evidente del compromiso establecido por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, con su colega estadounidense Joe Biden, de blindar la frontera para frenar migrantes, a cambio de la entrega de dos millones 700 mil dosis de vacuna AstraZeneca anticoronavirus, que ya se aplican en México.

Lo mismo ocurre en la parte montañosa de la Sierra Madre de Chiapas, donde después del reciente incidente en que un soldado disparó su arma y mató a un guatemalteco que junto con otros desacató la orden de detener el auto en que viajaban,

ha derivado en que la zona de Mazapa de Madero y Amatenango de la Frontera, se ha convertido en espacio controlados por las mafias del narcotráfico mexicano-chapinas, así como de los traficantes de ilegales.

Es la Frontera Sur, de la que mucho hay que seguir analizando, pues sus problemas de sobrevivencia se mantienen en el olvido por el Gobierno de la República, que de no atenderse con mayor responsabilidad y prontitud, podrían convertirse en grave problema para la seguridad nacional.

La población demanda menos discursos fuera de la realidad y más respuestas ajenas a la demagogia de siempre., que no se cumplen.

A %d blogueros les gusta esto: