agosto 8, 2022

Peladitas y en la boca 

**El ayuntamiento de Tepic, ofertó más de 1600 vacantes de trabajo, pero la gente lo que quiere es cobrar sin trabajar, así que las mujeres seguirán pensando en ser artistas y los hombres en casarse con una dama rica, trabajar no está en sus planes. 

Inicio con el título basado en un refrán mexicano que se utiliza para referirse a aquellas personas que, aunque les faciliten las situaciones para que resuelvan sus problemas, suelen quejarse y por causa de su personalidad apática, optan por utilizar argumentos para no realizar un pequeño esfuerzo y terminar con sus problemas, entre estos problemas, el del empleo, un asunto del que todo mundo se queja de que no hay trabajo. 

Y es que miren, hace días la Jefa de Fomento Económico y Empleo del Ayuntamiento de Tepic, Areli Orozco Bojórquez, informó que se  efectuaría una más de las ferias del empleo, que en forma constante viene realizando el ayuntamiento de Tepic, en coordinación,  con empresas e instituciones oficiales para ofertar, ofrecer y dar trabajo, en esta ocasión según lo dicho por la jefa de Fomento Económico y Empleo del Ayuntamiento capitalino, originalmente se había pensado en que esta feria durara toda la semana,  pero luego hubo cambio de planes y la misma funcionaria OROZCO BOJÓRQUEZ, dijo que dicho evento de promoción al empleo se efectuaría del 18 al 20 de julio, es decir que ayer se terminó, pero las mesas de trabajo, estarían en la plaza principal, precisamente en los arcos de la presidencia de Tepic, de las 9 de la mañana a las tres de la tarde. 

Y por supuesto que fui a observar cómo iba dicha feria, pero para antes debo decir que la titular del Fomento Económico, adelantó que se ofrecerían 1600 empleos, además de que en este momento se encuentran más de 170 empresas en colaboración con el ayuntamiento de Tepic, para ofrecer estas y por otra parte, adelantó que se está trabajando una plataforma donde ofrecerán los empleos en línea y estará dentro de la página del gobierno municipal. 

Digamos que, hasta aquí la información oficial, ahora debo decirles que hasta el día de antier, las mesas de trabajo, es decir en donde serían recibidas las solicitudes, realmente no estaban llenas de solicitantes de chamba, de gente con ganas de trabajar, digo, es que uno esperaría ver largas filas, cuando menos más largas que las filas que se hacen cuando se ofertan castings, que son demostraciones de talentos para jóvenes o viejos que quieran entrarle al mundo de la actuación o de la farándula. 

En México, me refiero a la ciudad de México, se hacen colas o filas de kilómetros, cuando televisa o tv azteca, anuncia que harán castings, o pruebas, a gente de nuevo ingreso para trabajar en una nueva novela o programa de televisión. 

Y es que seguramente todos quisieran ser artistas de las llamadas “taranovelas”, en lugar de trabajar por ejemplo en el CEFERESO de Tepic, que era una de las tantas instituciones que ofrecía trabajo. 

Armadoras, empresas de ventas, empresas de servicios, agropecuarias, farmacias, tiendas de conveniencia, es decir las super tiendas, entre otras, eran las que ofrecían trabajo, y pues les quiero decir que no eran muchos los entusiastas por ser nuevos empleados. 

Y es que el problema empieza por la cultura que hemos aprendido en los anuncios de televisión y muy probablemente en algunos programas de televisión, en donde la fórmula es no trabajar y hacerse rico, digamos que eso es lo que pasa en las telenovelas mexicanas, y no mexicanas, en donde la criada, o la sirvienta, bueno mejor dicho la trabajadora doméstica, llama la atención del dueño de la empresa, que es el jefe de la casa que la contrató y luego éste  se casa con ella,  y la criada sale de pobre de golpe, esto es, por un golpe de suerte, la sirvienta termina siendo la dueña de la casa, lo cual es ampliamente improbable que ocurra en la realidad, porque a lo más que puede aspirar una joven pobre que conoce a un millonario, es a que éste la fornique y en una eventualidad, le haga un niño y entonces quizá reciba una pensión para el recién nacido. 

Así que en la cultura mexicana, seguimos dudando de que en un trabajo honesto, quizá exigente, o pesadito, pero seguimos dudando de que nos haremos ricos, y como todos queremos nomás cobrar, pero no trabajar, pues seguirán estas ferias del empleo desiertas…hasta mañana