mayo 17, 2022

LA SERPENTINA 

Siguen bastos con alcaldes  

** Parece que no pueden controlar sus ganas de obtener dinero y beneficios abusando de su cargo, el alcalde de Rosamorada RITO GALVÁN, aun no aclara los gastos personales que hicieron su esposa y él, con cargo al ayuntamiento 

Pues parece que esta pandemia de alcaldes con problemas, sigue en aumento. 

Por ahora tenemos el asunto que a principios de este año, en el mes de enero para ser exactos, ocurrió entre la síndico municipal de Rosamorada, Gardenia González, y el presidente municipal de Rosamorada, el señor RITO GALVÁN, que sigue sin aclararse, y en donde se gastó mucho dinero. 

Y todo porque la primera de las mencionadas, es decir la síndico, evidenció una serie de compras que realizó la familia del presidente Rito Galván con cargo al erario público, compras que de acuerdo a la funcionaria no corresponden a productos o servicios a los que tienen derecho. 

Dichas compras se realizaron en el mes de septiembre, cuando apenas habían tomado protesta y continúan hasta la fecha, es decir, que en cuanto tomó protesta el señor RITO GALVÁN, lo primero que hizo fue comprar artículos y enseres para el bien vivir de él y de su queridísima familia.  

Entre las compras que en su primera denuncia, mencionó la señora GARDENIA GONZÁLEZ y de las cuales incluso muestra las facturas, se encuentran:

Ropa de caballero, sacos específicamente, adquiridos en la tienda departamental Palacio de Hierro de Guadalajara. 

Bolsa de dama, de la misma tienda. 

Vuelos de avión. 

Flores. 

Mire usted cuanto trauma trae uno como persona, traumas  que saca uno cuando se presenta la primera oportunidad, ni más ni menos, por ejemplo, este señor presidente, lo primero que hizo fue surtirse de sacos de trajes, pues su intención seguramente es la de asistir a eventos vestido como un dandy, claro con el agravante de que todo lo que vista y compre, tendrá que pagarlo el ayuntamiento de Rosamorada, y lo peor, al validar o dar el visto bueno la síndico, como responsable jurídica de ese ayuntamiento, lo que estaría haciendo es ser cómplice. 

Pero dígame usted, en ese caluroso municipio, para qué quiere alguien andar vestido con trajecito, claro que como ya dije antes, se trata de complejos que uno quiere derribar de la noche a la mañana. 

Pero también encontraron 6 facturas de la tienda Home Depot, con una larga lista de artículos adquiridos como regaderas y tubería de baños, e instalación eléctrica. «El ayuntamiento no está construyendo una casa, el ayuntamiento no está construyendo nada como para tener tanta compra en Home Depot», explicó. 

También compró el alcalde, un celular con costo de 31 mil 500 pesos. Un minisplit y la respectiva instalación, del cual aseguró desconoce el destino, y que costó 20 mil pesos. Se facturaron 493 mil pesos por una construcción de la cual no se detalla nada en el documento. Consumo de tacos y alimentos que asciende a 12 mil pesos. Una factura de la tienda Costco, por la compra de alimento para perro, lentes de lectura y carne. Facturas por la compra de refacciones y llantas para vehículos, sin embargo ningún auto del Ayuntamiento ha sido reportado como descompuesto. 

El pago de 700 mil pesos por consultoría para realizar el Plan de Desarrollo municipal que presentó el Instituto de Planeación. 600 mil pesos en subsidios al OROMAPAS que no se tiene conocimiento de su aplicación. 

La presidenta del DIF, Rosa Elena Rendón Osuna, adquirió boletos de avión con cargo al erario público para asistir a una reunión de su partido, el PT, además de gastos de hotel y comida, 

facturado todo esto. 2 facturas por renta de vajilla y mobiliario, el cual se hizo a un negocio propiedad de la misma directora, Dinora Espericueta, habiendo conflicto de intereses., todos son gastos personales que no debería de pagar el ayuntamiento de Rosamorada, pero pues a ver quién le pone el cascabel al gato…