agosto 14, 2022

Homo homini lupus 

«El hombre es un lobo para el hombre» en latín, homo homini lupus, frase utilizada por el filósofo inglés Thomas Hobbes en su obra El Leviatán de 1651, y casi 400 años después sigue vigente 

Nada de qué admirarnos por lo ocurrido la noche y madrugada del jueves, y por los días en que ha estado lloviendo y se nos inundan las calles y colonias que siempre se nos han inundado, claro, decirles esto de ninguna manera significa que sea normal o bueno, o sin problema el hecho de que decenas de hogares pierdan año con año, sus bienes materiales y a veces sufran daños en su persona. 

Lo cierto amigos, es que efectivamente algunas obras fueron realizadas en años y sexenios pasados, con el menor control de calidad, con el mayor descaro de sustraer dinero para hacer una obra de mejor calidad y buenos resultados, pero así quedaron y así seguirán. 

Y aunque sé que muchos se molestarán porque diga que muchos de los problemas que se viven en algunas colonias y casas, es culpa de la propia mano del hombre; ustedes y yo sabemos que así es esto. 

Daré un ejemplo sencillo, en las inundaciones provocadas por el huracán Blas, especialmente en la colonia 12 de diciembre y en la colonia Peñita, en primera instancia esta inundación alcanzó a las casas cercanas al canal en su trayecto por la ya mencionada colonia 12 de diciembre y Lucas Vallarta. 

Los vecinos se quejaron y consideraron que parte del problema ocasionado en esa noche del jueves pasado, fue por el canal que viene desde la colonia la Peñita y pasa a un lado de los bomberos y va a desembocar al río Mololoa, justo antes del nuevo puente del Quevedeño, ya que este canal no tuvo la capacidad para escurrir toda el agua que recibió en menos de tres horas. 

Y efectivamente, así fue, al siguiente día, de inmediato las autoridades enviaron equipo pesado para desazolvar dicho canal, ocho camiones de volteo y dragas, sacaban todo tipo de cosas, aparte de lodo, mucho lodo que casi llenaban la superficie del canal, dejando poco espacio para que escurriera el agua, estuve ahí y les puedo decir que había sillones, sillas de plástico rotas obviamente, llantas viejas, árboles, tazas de baño viejas, plásticos a granel, ropa vieja, y basura como si fuera el tiradero, y como si el servicio de limpia, no pasara por esas colonias. 

¿Qué significa todo esto?, pues simplemente que la propia gente, daña su entorno y al final, ella misma sufre las consecuencias, en pocas palabras, «El hombre es un lobo para el hombre» (en latín, homo homini lupus) es una frase utilizada por el filósofo inglés del siglo XVIII Thomas Hobbes en su obra El Leviatán (1651) para referirse a que el estado natural del hombre lo lleva a una la lucha continua contra su prójimo

O sea que el hombre destruye el entorno del hombre, y ustedes lo ven en situaciones como los incendios en el cerro del San Juan y otros cerros, en donde el hombre es el que ocasiona los daños. 

La frase de Hobbes, en ese sentido de que el hombre es el lobo del hombre, se convierte en la metáfora del animal salvaje que el hombre lleva por dentro, siendo capaz de realizar grandes atrocidades y barbaridades contra elementos de su propia especie. Algunas de esas acciones son dirigir guerras, practicar exterminio contra un grupo social, realizar atentados, asesinatos y secuestros, someter a otros individuos a la esclavitud, tráfico ilegal de personas, dañar la ecología de la cual luego sufrirá las consecuencias, dañar su entorno para luego quejarse de que su entorno está dañado, dañar ríos y arroyos para luego decir que no tenemos un río limpio, etcétera, etcétera.  Según Hobbes, el estado natural de los seres humanos es el de las confrontaciones de unos con otros, generando acciones violentas, crueles y salvajes. 

Esto supone que todas las amenazas que afronta un ser humano son generadas por otros seres humanos, por lo que se puede concluir, a juicio de Hobbes, que el hombre es un depredador del propio hombre y quizá con este se resuma toda la frase latina, homo homini lupus, de que el hombre siempre será el lobo del hombre, mucho qué decir de este tema…