junio 30, 2022

HABITAT

¡¡¡Y se atrevió a contradecir al señor del Palacio!!!

  • Clouthier, realista con sus propios datos
  • Inversión vs crecimiento
  • Industria automotriz, frenada aún

Por Agustín Vargas

Apenas el pasado 2 de febrero el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo su propio balance, bastante optimista por cierto, sobre el crecimiento de la economía mexicana para este 2022, luego que el Inegi, que encabeza Graciela Márquez ex secretaria de Economía, diera a conocer las cifras preliminares del 2021, las cuales indican que nuestro país está en recesión técnica. El señor de Palacio Nacional negó categóricamente que la economía mexicana se esté estancada y menos que esté en franco retroceso. Como es se costumbre en materia económica, no fundamentó su dicho, sólo se concretó a decir que tiene información y además “soy optimista, quiero que nos vaya bien”, dijo el mandatario. Su optimismo lo llevó a pronosticar un crecimiento de 5% para la economía mexicana este año, “para que se enojen, porque los expertos y los especialistas nos están dando cuando mucho 2.5 y yo planteo cinco”. Pero resultó que apenas el pasado lunes, una de sus incondicionales expertas y especialista en esos asuntos, la mismísima secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, ¡¡¡se atrevió a contradecir los otros datos del señor de Palacio!!! Será porque la señora Clouthier está inmersa, ahora sí aunque sea un poquito, en la realidad del país, conociendo de primera mano los problemas que aquejan a los sectores productivos de México. La secretaria de Economía afirmó que el PIB de México crecerá entre 2.5% y 2.6%, con todo y su plan de reactivación. La cifra de la funcionaria dista mucho del optimismo presidencial de 5%. Por supuesto hay diversos factores que hacen impensable alcanzan la cifra de 5% para este año, como la prolongación de la pandemia, la debilidad y creciente incertidumbre sobre el entorno económico, lo cual se refleja claramente en el frágil comportamiento de la inversión productiva. Es un fundamento económico: sin inversión productiva no hay crecimiento. Las cifras del Inegi, destacaron que durante noviembre del 2021 el indicador de inversión fija bruta disminuyó 0.1%, lo que significó su tercera baja mensual consecutiva. Este resultado respondió principalmente a la caída de 0.7% en la inversión en construcción, toda vez que la inversión en maquinaria y equipo aumentó 0.2%. Respecto al mismo mes del año previo la inversión fija bruta muestra un avance de 4.0%. Sin embargo, esto sigue siendo insuficiente, al menos para recuperar su nivel prepandemia, del cual se encuentra 3.8% por debajo. Lo preocupante es que la inversión física ha caído 16.7% entre julio el 2018 y noviembre del 2021. Ello dentro de un ambiente de creciente inseguridad y fallas del Estado de Derecho, que contribuyen a ahuyentar nuevas inversiones. Industria automotriz, frenada aún La industria automotriz mexicana no alcanza a librar todavía los baches económicos, al grado que 2021 significó uno de sus peores años de la última década y este año se perfila, desde ahora, con una tendencia similar, a menos que mejoren las cosas, sobre todo en la cadena de suministros, formación de inventarios que la economía se reactive. De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), que preside Guillermo Rosales, en enero pasado se registró un retroceso en las unidades nuevas vendidas de 18 mil 780 unidades, es decir una disminución de 19.3% con respecto al dato de diciembre de 2021. Dichas cifras estuvieron por debajo de la expectativa de la propia AMDA, que se situó en 83 mil 612, es 6.3% menos con respecto al dato observado de 78 mil 385 unidades. Este nivel de comercialización se posicionó como el menor nivel observado para un mes similar desde 2013 y situó al mercado en niveles similares a los de hace una década. Según el presidente de la AMDA, el resultado de enero mostró la persistencia del deterioro en el mercado, marcando la primera tasa negativa de 2022 y la quinta disminución consecutiva iniciada a partir de septiembre de 2021. Esta cifra es resultado aún de la limitada disponibilidad de inventario enfrentada por el sector. La Asociación estima que continuará la incertidumbre al respecto del nivel de surtimiento en los próximos meses, aunado al deterioro del entorno económico. Pese a ello, su expectativa de venta para 2022 prevé que el mercado pueda alcanzar un millón 34 mil 448 unidades, es decir un avance de 2%.»