El INEGI y la STPS presentan resultados de la encuesta nacional de trabajo infantil 2919

* En 2019, la ocupación no permitida fue de 2 millones de niños, cifra equivalente al 7.1 por ciento de la población de 5 a 17 años; por su parte la participación de los niños en la ocupación no permitida fue de 9.8 por ciento (1.4 millones) y en las niñas de 4.2 por ciento (582 mil).

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en colaboración con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentan los resultados de la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) 2019, levantada en el cuarto trimestre de 2019 a la población de 5 a 17 años.

La metodología de medición del trabajo infantil toma como referencia las recomendaciones internacionales y la legislación nacional, contenidas en:

Convenio núm. 138 y Recomendación 146 sobre la edad mínima de admisión al trabajo.

Convenio núm. 182 y Recomendación 190 sobre las peores formas de trabajo infantil.

Convención sobre los derechos del niño.

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Ley Federal del Trabajo.

Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes

El Comité Técnico Especializado de Estadísticas del Trabajo y Previsión Social (CTEETPS) aprobó en 2016 la metodología de medición del trabajo infantil.

La ENTI 2019 ofrece información sobre el trabajo infantil, tanto en ocupaciones y actividades económicas no permitidas, como en actividades domésticas en condiciones no adecuadas, con la finalidad de que los usuarios profundicen en su análisis y los diseñadores de políticas públicas dispongan de datos actualizados para el desarrollo de acciones orientadas a su erradicación.

El término trabajo infantil se refiere a la participación de niños y niñas en formas de trabajo prohibidas y, a nivel más general, en tipos de trabajo que es preciso eliminar por ser social y moralmente indeseables, a partir de las orientaciones de la legislación nacional, los convenios y recomendaciones internacionales. La medición estadística incluye a todas las personas de 5 a 17 años que durante un periodo de referencia determinado participaron en una o más de las siguientes actividades:

Los datos de la ENTI 2019 reportaron a 3.3 millones de niños y niñas involucrados en formas de trabajo prohibidas comprendidas dentro de la frontera general de producción del Sistema de Cuentas Nacionales (SCN); cifra que representa el 11.5 por ciento de la población de 5 a 17 años.

Estos 3.3 millones de niños y niñas, están compuestos por 1.8 millones solo en ocupación no permitida, 262 mil en ocupación no permitida pero que además realizan quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas, así como 1.3 millones que realizan exclusivamente quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas.

Por lo tanto, del trabajo infantil total, 2 millones de niños y niñas trabajan en ocupaciones no permitidas dentro de la frontera de producción del SCN, es decir, participan en trabajos peligrosos o prohibidos por debajo de la edad mínima de acuerdo a los convenios y recomendaciones internacionales y la legislación nacional. Esta cifra representa el 7.1por ciento de la población de 5 a 17 años y se puede descomponer en 6.2 por ciento (1.8 millones) que solo realizan ocupación no permitida y 0.9 por ciento (262 mil) que combinan la ocupación no permitida con los quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas.

Por otra parte, 1.5 millones realizan quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas, es decir, servicios domésticos de carácter peligroso en sus propios hogares sin recibir remuneración. Esta cifra representa el 5.3 por ciento de la población de 5 a 17 años y se descompone en 4.4 por ciento (1.3 millones) que realizan exclusivamente quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas y 0.9 por ciento (262 mil) que combinan los quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas y la ocupación no permitida.

A su vez, de los 2 millones de niños y niñas en ocupación no permitida, según sexo, 1.4 millones (71.2 por ciento) son niños y 582 mil (28.8 por ciento) corresponde a las niñas; y de acuerdo con la edad, 889 mil (44.1 por ciento) lo hacen por debajo de la edad mínima permitida (5 a 14 años), de ellos, 749 mil realizan trabajos considerados peligrosos y 1.1 millones de 15 a 17 años se encuentran en trabajos peligrosos (55.9 por ciento). El trabajo peligroso constituye la principal prioridad de la política pública y de las acciones que deben emprenderse en primera instancia en la lucha contra el trabajo infantil.

Cabe destacar que los 2 millones de niños y niñas en ocupación no permitida, representan el 93.8 por ciento de los 2.2 millones de niños y niñas ocupados en México. En cuanto a los 1.5 millones de niños y niñas involucrados en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas, concepto que es equivalente al de “servicios domésticos no remunerados de carácter peligroso” según la resolución sobre estadísticas de trabajo infantil de la 20ª CIET, que se descompone en 1.3 millones solo en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas y 0.3 millones que además están en ocupación no permitida; y de acuerdo a la edad 783 mil personas (51.7 por ciento) son de 5 a 14 años y 731 mil (48.3 por ciento) de 15 a 17 años; y según sexo, 738 (48.7 por ciento) son niños y 776 mil (51.3 por ciento) corresponde a las niñas.

De los 1.5 millones de niños y niñas en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas, 543 mil (35.9 por ciento) lo hacen en horarios prolongados y 1 millón lo hacen en condiciones peligrosas (64.1 por ciento).

La situación de los niños y las niñas en el trabajo infantil muestra la tradicional división sexual del trabajo, con una mayor presencia de los niños en ocupación no permitida, mientras que en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas las niñas representan una proporción ligeramente mayor comparada con la de los niños.

En 2019, de acuerdo con los datos de la ENTI 2019 y considerando la frontera general de producción del SCN, 11.5 por ciento de los niños y las niñas de 5 a 17 años participaron en trabajos prohibidos o peligrosos. Dicha participación en los niños fue de 13.6 por ciento y en las niñas de 9.2 por ciento.

En comparación con 2017, la tasa de trabajo infantil crece 0.5 puntos porcentuales y respecto a 2015, se tiene un descenso de 0.9 puntos porcentuales. Esta tendencia también se observa para cada sexo, en los niños la disminución fue de 15 por ciento a 13.6 por ciento y en las niñas de 9.6 por ciento a 9.2 por ciento entre 2015 y 2019.

De acuerdo con el tamaño de la localidad, en 2019 la tasa de trabajo infantil en las localidades más urbanizadas (100 mil y más habitantes) fue de 7.9 por ciento, correspondiendo a los niños una tasa de 9.3 por ciento y a las niñas de 6.3 por ciento; en contraparte, en las localidades menos urbanizadas (menores de 100 mil habitantes), la tasa de participación en el trabajo infantil fue de 14 por ciento, reportando los niños una tasa de 16.7 por ciento y las niñas de 11.2 por ciento.

A nivel estatal, las tasas de trabajo infantil más altas se presentan en los estados de Oaxaca con 21.5 por ciento, Puebla y Chiapas con 18.3 por ciento, mientras que Baja California con 5.3 por ciento y la Ciudad de México con 5.4 por ciento, observaron las tasas más bajas de trabajo infantil.

La población infantil de 5 a 17 años en actividades económicas no permitidas por la ley o que ponen en riesgo la salud o afectan el desarrollo físico y/o mental de las niñas, los niños y adolescentes, en los últimos doce años disminuyó 1.5 millones, al pasar de 3.5 millones a 2 millones, entre 2007 y 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: