agosto 14, 2022

El círculo vicioso de la educación 

Las universidades privadas que antaño eran una válvula de desahogo para la falta de lugares en nuestra UAN, hoy merecen la hoguera 

Como cada lunes, estuvimos presentes en la acostumbrada conferencia semanal que ofrece el gobernador MIGUEL ÁNGEL NAVARRO QUINTERO, el jefe del poder ejecutivo estatal, en dichas conferencias contesta de frente y sin tapujos, lo que los reporteros le preguntan, claro que lleva a los principales hombres que forman su gabinete, y personalidades autónomas para ampliar la información que requiere esta ampliación. 

Los temas los pone el secretario general de gobierno en la mesa, y de ahí se desprende una serie de preguntas y respuestas, en las que el gobernador es la voz máxima que responde, así que ayer el tema principal que la secretaria de educación pública, la maestra MIRNA MANJARREZ VALLE, puso en la mesa, fue el de las universidades patitos, y concretamente el de aquellas escuelas privadas a las que les falta el Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios, mejor conocido como el  (RVOE). 

El llamado RVOE, es el acto de la autoridad educativa en virtud del cual se determina incorporar un plan y programas de estudio que un particular imparte, o pretende impartir, al sistema educativo nacional, diríamos pues que el RVOE, es lo que hace que los estudios de una escuela privada, sean legales o reconocidos por la SEP. 

Pero ocurre que la maestra MIRNA MANJARREZ VALLE, dio a conocer que en una revisión que hicieron de las escuelas privadas, descubrieron una serie de anomalías que finalmente provocaron que hoy cientos de títulos universitarios de varias escuelas privadas, no se hayan firmado por las correspondientes autoridades educativas. 

Lo que como usted se imagina, tiene detenidos a los egresados de que puedan buscar trabajo como profesionistas, ya que lo primero que les piden es su certificado o título de estudios,  y cédula profesional,  ambas cosas no les serán autorizadas por la SEP, dijo la maestra MIRNA, de lo que se puede concluir que estos titulados o egresados, ya que todavía no se titulan, pasarán un buen tiempo en la molicie.  

La información que dio a conocer la titular de la SEP en Nayarit, fue demoledora y aterradora, digo si se le puede llamar así a fraudes muy cínicos hechos por empresarios inescrupulosos en esta área, los que hoy tienen a cientos de estudiantes con el “Jesús”, en la boca, porque no saben qué destino tendrán en materia de ser o no profesionistas de lo que estudiaron. 

En las revisiones se pudo conocer la ausencia de quirófanos para prácticas en escuelas para médicos veterinarios, conclusión de carreras universitarias y bachillerato en 1 año o 2 y sin asistir a las aulas, egresos de alumnos y alumnas de otros estados, posgrados que se estudiaban en un año, duplicidad de RVOES y planteles inexistentes físicamente entre otras cosas más. 

Por supuesto que todo esto es condenable, pero también existe un factor que quizá pasan por alto los que sólo condenan, y tal factor, es que las escuelas universitarias, o que ofrecen carreras universitarias a granel, en forma fácil, en pocos años, etcétera, etcétera, han proliferado porque en la máxima casa de estudios, es decir en nuestra amada UAN, no hay suficiente espacio para albergar o dar estudios a tantos aspirantes. 

Y mientras esto siga así, sin duda que las escuelas llamadas “patitos” continuarán con el éxito que hoy es parte de sus problemas, porque no debemos de perder de vista, que son cientos y cientos de padres de familia que a falta de un lugar en la Universidad Autónoma de Nayarit, para sus hijos, no les queda de otra más que hacer el sacrificio de inscribirlos en una universidad particular o privada. 

Así que las escuelas de este tipo, me refiero a las universidades privadas, que otrora eran la gran ayuda para paliar la falta de lugares en nuestra alma mater, hoy cargan con la vergüenza pública de ser ilegales, tramposas, faltas de ética, un lastre par Nayarit, todo mientras llega el nuevo ciclo escolar…hasta mañana.