mayo 16, 2022

El avistamiento de ballenas debe hacerse de una manera responsable en costas nayaritas

* Este 8 de diciembre comenzó oficialmente la Temporada de Avistamiento de Ballenas en el estado de Nayarit, la cual concluye el 23 de marzo de 2021. Es posible observar ballenas en los municipios de Bahía de Banderas, Compostela y San Blas

Por Argimiro León

Con programa de monitoreo del Grupo de Investigación de Mamíferos Marinos en Bahía de Banderas (GRIMMA) se busca conocer el número de ballenas que llegan cada año a la Riviera Nayarit, con el fin de proteger a la especie.

Con el aumento de la actividad humana, la biodiversidad de la región corre el riesgo de ser impactada de manera negativa, por lo que deben tomarse medidas preventivas de inmediato, advierten especialistas.

La observación de ballenas o “whalewatching” es actividad muy apreciada en Riviera Nayarit, pero debe ser tratada de una manera responsable y sostenible para no generar un impacto negativo en las poblaciones de cetáceos, advierte la bióloga Marina Iyari Espinoza, quien es miembro del Grupo de Investigación de Mamíferos Marinos en Bahía de Banderas A.C. (GRIMMA).

La Maestra en Ciencias y Oceanología del Tecnológico Nacional de México Campus Bahía de Banderas, informó que México es pionero en programas para la protección de los cetáceos, “sobre todo con la ballena gris, pero a raíz de eso la protección se extendió a las demás especies, entre estas la ballena jorobada, visitante de la costa nayarita”.

Este 8 de diciembre comenzó oficialmente la Temporada de Ballenas en el estado de Nayarit, la cual concluye el 23 de marzo de 2021. Es posible observar ballenas en el municipio de Bahía de Banderas (en la bahía del mismo nombre); en el municipio de Compostela (Rincón de Guayabitos-Peñita Jaltemba-Chacala) y en el municipio de San Blas (San Blas e Isla Isabel), por lo que es importante que los prestadores de servicios conozcan los lineamientos.

En fecha reciente se echó a andar el proyecto “Análisis poblacional de dos especies de cetáceos en Bahía de Banderas”, el cual incluye a la ballena jorobada y al delfín nariz de botella o delfín tursión (Tursiops truncatus), como se le conoce comúnmente.

Dicho proyecto se realiza gracias al soporte de la Fundación Punta de Mita, que otorgó los recursos para poder hacer el monitoreo correspondiente a este año y se realiza en conjunto con el Tecnológico Nacional de México Campus Bahía de Banderas y Corazón de Mar.

La especialista explica que Los primeros registros de ballenas y delfines “se hicieron a principios del año 2000, y ya han pasado 20 años desde entonces, de ahí la importancia de esta iniciativa”.

Agregando que en Grimma se considera muy importante realizar estos proyectos de monitoreo, para saber las condiciones en las que se encuentran estas dos especies. “El delfín lo encontramos durante toda la temporada y las ballenas solo de diciembre a marzo; sin embargo, estos meses son de intensa actividad turística. Hay que recordar que la ballena viene a reproducirse, pero en las áreas de reproducción lamentablemente se encuentran con mucha presión turística, debido a su distribución costera”.

Explica que las ballenas generalmente buscan zonas muy someras (bajas), como la parte norte de la bahía, que son usadas por estos cetáceos, sobre todo las que traen crías, para enseñar a sus ballenatos a respirar.

“Cuando nacen, como todo bebé, no conocen lo elemental para sobrevivir, entonces sus madres les tienen que cargar para que respiren y sepan cual es la periodicidad de su respiración, les enseñan a nadar, a alimentarse; todo eso lo realizan en esas zonas de poca profundidad, lamentablemente, estas partes son las que tienen mayor influencia turística”.