El 2 de octubre se ha vuelto un día para conmemorar la mayor lucha estudiantil del país: Flores

  • Recordamos el 51 aniversario de los caídos por la lucha de la democracia en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. Hoy recordamos uno de los acontecimientos históricos que marcaron a generaciones de mujeres y hombres en la construcción de una nación más democrática

El 2 de octubre de 1968, sin duda, dejó una profunda huella en la historia de nuestra nación por lo sangriento y los actos bochornosos que se dieron. Fue una lucha por las libertades y el deseo de una verdadera transformación, principalmente de la juventud mexicana.

Esto fue informado por la Diputada Federal del PRI por Nayarit, Margarita Flores Sánchez, añadiendo que sería un error “negar que en estas cinco décadas las instituciones no se han transformado, los cambios políticos, económicos y culturales se han dado en un contexto de apertura democrática y de paz social”.

Tampoco podemos negar que varios jóvenes, que en ese entonces alzaron la voz, hoy ocupan o han ocupado un lugar en la vida política de nuestro país. El movimiento del 68 fue un catalizador de nuestra democracia, que años más tarde trazó la ruta hacia la transición democrática y la apertura de la representación política.

Gracias a esa generación combativa y revolucionaria, la alternancia política en los gobiernos ya es parte de una realidad nacional. Existen los mecanismos institucionales para la atención de demandas y el respeto a los derechos fundamentales.

Compañeras y compañeros legisladores, el 2 de octubre “se ha vuelto un día para conmemorar la mayor lucha estudiantil de nuestro país, una fecha en donde los jóvenes siguen exigiendo libremente una nación con más oportunidades y justicia para todos”.

Esperemos que esta conmemoración de este doloroso hecho histórico, no se vea marcada por expresiones violentas cuyos destrozos desprestigian las legítimas manifestaciones ciudadanas.

Es momento de consolidar lo logrado, no de destruir la verdadera democracia representativa, razonada e incluyente.

Es tiempo de permanecer abiertos al diálogo y la conciliación. Uno de los principales objetivos de nuestro régimen democrático es impulsar una mayor participación y corresponsabilidad de todas las fuerzas políticas en las decisiones de la vida nacional. Nada atenta más contra las libertades que un gobierno que no escucha ni entiende razones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: